fbpx
PIPANEWS

Caso de las prótesis PIP: la responsabilidad del certificador TÜV fue confirmada en apelación

los jueces abren el camino a la indemnización de las víctimas

El Tribunal de apelación de Aix-en-Provence ha confirmado hoy la sentencia del Tribunal de comercio de Toulon que en 2017 había condenado al certificador de los implantes mamarios fraudulentos para indemnizar a 20.000 pacientes de todas las nacionalidades (procedimiento TUV2 / TUV3).

La empresa fundada por Jean-Claude Mas lleva 10 años comercializando implantes mamarios rellenos de silicona industrial. La certificación emitida por el grupo alemán TUV Rheinland permitió a PIP colocar el marcado CE en los implantes adulterados y así comercializarlos en todo el mundo.

Según Olivier Aumaître, el abogado de PIPA, quien ya en 2010 había solicitado la responsabilidad de TÜV y quien inició el proceso que condujo a la sentencia de hoy, “esta decisión abre definitivamente el camino a la indemnización de las víctimas en todo el mundo que aún pueden actuar y pueden registrarse en PIPA. Es una victoria decisiva después de 10 años de lucha judicial al servicio de las víctimas”. Según él, “esta sentencia está en consonancia con todas las decisiones dictadas hasta la fecha, y en particular con la del Tribunal de casación“, que en 2018 revocó una decisión a favor de la certificadora. “También es coherente con el contenido del caso, que se ha vuelto cada vez más condenatorio para el certificador a lo largo de los años” (consulte nuestro resumen completo aquí).

Según el abogado, esta nueva condena es “una nueva desautorización de la estrategia judicial de TUV, que se basa fundamentalmente en la denegación, ocultación de documentos e intimidación a las víctimas, y que ha demostrado ser un completo fracaso“.

Por fin parece haber llegado el momento de la compensación para las pacientes. En primera instancia, el tribunal había ordenado un peritaje para las 20.000 mujeres involucradas en el proceso. Este trabajo ahora debería acelerarse y se espera que las primeras compensaciones finales se otorguen durante el transcurso del año.

Los expertos ya han reconocido un daño permanente de ansiedad en todas las pacientes con los PIP. Deben hacer frente a fuertes secuelas que empeoran con el tiempo (rotura de las prótesis en al menos la mitad de ellas, inflamación de los ganglios linfáticos por fuga de silicona en una tercera parte, etc.). Los montos deberían alcanzar varias decenas de miles de euros

Así, los montos solicitados por Olivier Aumaître para un primer grupo de pacientes oscilan entre los 20.000 y los 70.000 euros, “una proyección de indemnización objetiva y realista porque se basa en el trabajo de expertos y en nuestra experiencia adquirida durante más de una década“, como lo especifica el abogado.

Según el Sr. Aumaître, “la estrategia de TUV, dilatoria y despectiva hacia las víctimas, se traducirá en un aumento en el monto de la indemnización dado el agravamiento de los daños con el tiempo. TUV tendrá que asumir la responsabilidad y rendir cuentas de sus elecciones” y “la factura será pesada” para el gigante de certificación alemán, que se negó obstinadamente a implementar una solución negociada.

La asociación PIPA también acaba de poner en línea una herramienta que permite a cada víctima evaluar por sí misma la compensación que podrá obtener. La herramienta se ha elaborado teniendo en cuenta los principios de evaluación adoptados por los juristas y se basa en la jurisprudencia de la nomenclatura Dintilhac utilizada por la mayoría de los tribunales franceses para la evaluación de lesiones corporales.

Esta calculadora es accesible para todos aquí.

Cabe señalar que se pueden agregar nuevos elementos de daño más adelante. De hecho, parece que ha llegado el momento de realizar un estudio epidemiológico en pacientes con los PIP. Podría revelar consecuencias, que hasta ahora se han minimizado. Por ejemplo, llama la atención la alta incidencia de trastornos autistas en niños que fueron amamantados con silicona certificada por TUV.

En cualquier caso, es probable que los procedimientos de indemnización se prolonguen durante varios años.

Los plazos de prescripción por lesiones personales son de 10 años a partir del final del sufrimiento. Por lo tanto, las pacientes que aún no han solicitado una indemnización todavía están dentro de este período. Para Olivier Aumaître “el tiempo de la vacilación y la actitud de esperar y ver se acabó, las víctimas ahora deben unirse al proceso en curso sin demora antes de que sea demasiado tarde. Nuestros equipos están listos y movilizados; tenemos herramientas notables a nuestra disposición para ayudarlas a obtener una indemnización”.

Las damas que deseen hacerlo pueden unirse al procedimiento TUV 5, que ya está en marcha. Todo lo que necesitan hacer es registrarse en el sitio web de PIPA ahora y antes del 31 de marzo de 2021:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *