fbpx
PIPANEWS

DESPUÉS DEL FALLECIMIENTO DE JEAN-CLAUDE MAS, EL CASO PIP CONTINÚA

El principal protagonista en la causa penal del caso del PIP murió sin haber cumplido la sentencia de cuatro años de prisión dictada en su contra por fraude.

Tampoco será juzgado por lesiones: asalto y agresión. Por lo tanto, este segundo juicio penal, en que están implicadas otras personas, tendrá lugar algún día, pero sin él. Según Olivier Aumaître, el abogado de PIPA: “en este sentido, sólo podemos deplorar la falta de progresos en este proceso penal, que comenzó hace nueve años y cuyo protagonista principal desaparece incluso antes de que se inicie el juicio“.

Todavía no se han establecido todas las responsabilidades en este escándalo de salud, donde una empresa francesa ha germinado todo el planeta con productos adulterados, con la marca CE (conformidad europea), y certificados por la empresa multinacional alemana TUV Rheinland.

La lucha por la indemnización de las víctimas iniciada en 2010 por Olivier Aumaître continúa a nivel civil. La muerte del fundador de PIP no tiene ningún impacto en los procedimientos de compensación contra la certificadora TUV que están en curso ante los tribunales franceses.

El caso sufrió recientemente un cambio de procedimiento con el anuncio por parte de las empresas del grupo TUV de que aceptaban ser juzgadas por los tribunales franceses y renunciaban a su derecho a solicitar que el caso se remitiera a los tribunales alemanes.

Cinco decisiones judiciales debidamente motivadas ya han condenado a TUV Rheinland a indemnizar a las víctimas (tres sentencias del Tribunal de Comercio de Toulon, una del Tribunal Regional de Nanterre y una del Tribunal Español de Valencia).

La única decisión aislada que, tras una condena, incomprensiblemente había exculpado a TUV, y que fue dictada en 2015 por el Tribunal de Apelación de Aix-en-Provence, fue anulada el 10 de octubre de 2018 por el Tribunal de Casación, que recordó que TUV estaba sujeta a una obligación de vigilancia y que, en presencia de pruebas, TUV tenía que controlar los implantes mamarios, la compra de materias primas y llevar a cabo visitas inesperadas, puntos esenciales que habían sido ignorados a pesar de que el caso había sido perjudicial.

Ahora corresponde al Tribunal de Apelación de París volver a juzgar este caso estableciendo directrices para la indemnización de los pacientes.

La cuestión ya no es la de la identificación de la persona responsable, la convicción del certificador ya no parece estar en duda, sino la de las modalidades de reparación y el tiempo que tomará.

Según Olivier Aumaître: “será importante que después de varios años de evolución, y dado que el Tribunal de Casación ha establecido principios, se elabore una jurisprudencia armonizada para la indemnización de las víctimas actuales y futuras”.

Se recuerda que miles de nuevas víctimas siguen sumándose a la acción que el Sr. Olivier Aumaître fue el primero en interponer contra la certificadora TUV.

Para el Sr. Aumaître: “la muerte del fundador de Jean-Claude MAS y el paso del tiempo nos recuerdan la necesidad urgente de encontrar una solución de compensación para las pacientes con implantes PIP, ya sea a nivel legal o como parte de la implementación de un fondo de compensación”.

PIPA seguirá ayudando a las mujeres de todo el mundo a obtener reparación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Signez notre pétition pour un fonds d'indemnisation

Signez notre pétition pour un fonds d'indemnisation

Inscrivez-vous ici
Sign our petition for a compensation fund

Sign our petition for a compensation fund

Register here
Firma nuestra petición para un fondo de compensación

Firma nuestra petición para un fondo de compensación

Registrar aquí